en Arquitectura

¿A quién no le gusta una cabaña acogedora? Arquitectura de cabinas

Hay algo profundamente placentero en una cabaña bien diseñada.

Mi inspiración para este artículo vino del lugar más inusual en realidad.. Ok, aquí somos grandes fanáticos de la comunidad «poringa» en toda Latinoamérica… a través de una discusión en el foro de la comunidad, hubo un usuario que me recomendó el siguiente libro:

La nueva publicación, «Cabin Porno: Inside», una colaboración entre el editor Zach Klein, la escritora Freda Moon y el promotor Matt Cassity, permite a los visitantes echar un vistazo a un equipo dispar de cabañas de todo el mundo.

Para algunos, una cabaña podría ser una casa: una estructura modesta que alberga todos los elementos fundamentales necesarios para la vida. Para otros, una cabaña es un refugio, un método para evitarlo todo y también abrazar una vida más detallada a la naturaleza. Y para muchas otras personas, ver fotos de cabañas de moda es una forma de vivir indirectamente, de imaginar lo que podría ser si viviéramos en una zona así.

Ya sea que su preferencia se incline más hacia el lujo o la austeridad, hay mucho para saborear a continuación – y aún más para inspirar.

¿Pero, qué es una cabaña al final?

El significado de «cabaña» es muy variado: aunque hay algunas estructuras que se ajustan a la imagen estereotipada de una estructura confortable en el bosque, Cabin Porn: Inside incluye además un espacio preparado para la carretera en Japón y una casa montada en una barcaza que viaja por diferentes ríos de Estados Unidos y Canadá.

En su introducción, Klein escribe que este libro «funciona como una recomendación tanto para el constructor de cabañas como para cualquiera que busque una perspectiva sobre exactamente cómo desarrollar espacios que simplemente funcionen – los que nos hechizan con su calor así como con su simplicidad inventiva».

Si bien hay un estilo sobresaliente en todas estas entradas, algunos de los aspectos más emocionantes se originan en la información vivida: sábanas arrugadas en una cama o libros que se asaltan en un estante. En el mejor de los casos, se trata de lugares que parecen un hogar.